La novia ciega

Había una vez, una chica que se odiaba a sí misma por ser ciega. Odiaba a todos, excepto a su amoroso novio. Él siempre estaba allí para ella, apoyándola y compartiendo hermosos momentos. Un día, ella le dijo a su novio: «Si pudiera ver el mundo, aunque sólo fuera por un día, me casaría contigo.»…Continúa leyendo La novia ciega

Las expectativas y el perdón

Las personas pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que «alguien» les hizo. ¡Nadie, te ha ofendido, tú te sientes ofendido! Las expectativas que tú esperabas de esas personas son las que te hieren, expectativas que creas tú con tus pensamientos. Tú esperabas que tus padres te dieran más amor. ¡No…Continúa leyendo Las expectativas y el perdón

¡Este es mi cuerpo, esta es mi sangre!

Una vez más ante ti, Señor. Hoy es un día grande para ti, para nosotros, para tu Iglesia. Es la solemnidad donde se exalta y glorifica la presencia de tu Cuerpo, tu Sangre y tu Divinidad en el Sacramento de la Eucaristía. ¡Hoy es Corpus Christi! ¿Qué te podemos decir, Señor? Tan solo caer de…Continúa leyendo ¡Este es mi cuerpo, esta es mi sangre!

Buscar lo mejor

Somos lo que elegimos, lo que optamos. Dios no impone nada, solamente ofrece, dejando al hombre la libertad de decidir. Muchos prefieren las joyas, los coches, los caminos fáciles. Hay sendas para los más variados deseos, pero hay cosas que la herrumbre no corroe. Son los ideales nobles, el bien, la fraternidad, la alegría, el…Continúa leyendo Buscar lo mejor

Parábola de la educación

Iba un hombre caminando por el desierto cuando oyó una voz que le dijo: Levanta unos puños de piedritas, mételos a tu bolsillo y mañana te sentirás a la vez triste y contento. Aquel hombre obedeció. Se inclinó, recogió un puñado de piedritas y se los metió en el bolsillo. A la mañana siguiente, vio…Continúa leyendo Parábola de la educación