Parábola de la educación

Iba un hombre caminando por el desierto cuando oyó una voz que le dijo: Levanta unos puños de piedritas, mételos a tu bolsillo y mañana te sentirás a la vez triste y contento.

Aquel hombre obedeció. Se inclinó, recogió un puñado de piedritas y se los metió en el bolsillo. A la mañana siguiente, vio que las piedritas se habían convertido en diamantes, rubíes y esmeraldas.

Y se sintió feliz y triste. Feliz por haber recogido las piedritas; triste, por no haber recogido más. Lo mismo ocurre con la educación

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.