¡Pero si todos lo hacen!

Un hombre entró en el taller de reparaciones de motores diesel de mi padre y, luego de explicarle que era chofer de una compañía de trasportes, le propuso:

– ¿Qué le parece si incluimos en la factura algunas partes adicionales? La compañía las pagará, y usted y yo nos repartiremos la diferencia.

A pesar de que mi padre se negó, el cliente insistía:

– Vengo por aquí con frecuencia. Podríamos sacar una buena tajada.

Papá repuso que no era así como él trabajaba.

– ¡Pero si todos lo hacen! -exclamó el hombre. ¿Es usted tonto?

Furioso, mi padre le pidió que se fuera a buscar otro mecánico.

De pronto, el hombre sonrió y le extendió la mano.

– Soy dueño de una compañía de transportes -explicó. Andaba buscando un mecánico de confianza y acabo de encontrarlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.