El árbol de los problemas

Había contratado un carpintero para que me ayudara a restaurar la abandonada casa de mis abuelos, ubicada en medio del campo. La idea de mudarme allí era mi sueño, estaba muy agotado con el trabajo, necesitaba paz y estar en contacto con la naturaleza.

En su primer día, al carpintero se le rompió la cortadora eléctrica y no pudo realizar parte del trabajo; además de eso, como ya era de noche y su viejo camión se negó a arrancar, me ofrecí a llevarlo a su casa. Mientras íbamos hacia allá por un desolado camino, permaneció en silencio. Al llegar a su casa me agradeció y me invitó a conocer a su familia.

Cuando estábamos llegando a la puerta de su casa, él de repente se detuvo frente a un pequeño árbol y tocó las puntas de las ramas con ambas manos. Cuando entró, ocurrió una sorprendente transformación: su cansado rostro estaba luminoso, se acercó a sus pequeños hijos y con amplia sonrisa los saludó y abrazó, y le dio un beso muy cálido a su esposa.

Al retirarme de su hogar, me acompañó hasta el auto. Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo que lo había visto hacer un rato antes.

“Oh, ese es mi árbol de los problemas -contestó. Sé que no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Luego, en la mañana, los recojo otra vez.”

“Lo divertido es” -dijo sonriendo-, “que cuando salgo en la mañana a recogerlos, no hay tantos como los que recuerdo haber colgado la noche anterior.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.