Antes de…

Antes de decir una palabra no amable… Piensa en alguien que no puede hablar.

Antes de que te quejes sobre el sabor de la comida… Piensa en alguien que no tiene nada que comer.

Antes de quejarte de la vida… Piensa en alguien que se fue demasiado pronto al cielo.

Antes de que te quejes de tus hijos… Piensa en alguien que desea hijos, pero es estéril.

Antes de discutir sobre tu casa sucia a alguien por no limpiarla… Piensa en las personas que viven en las calles.

Antes de quejarte por las distancias que manejas… Piensa en alguien que camina la misma distancia con los pies.

Y cuando estés cansado y te quejes de tu trabajo… Piensa en los desempleados, los discapacitados y los que desearían tener tu trabajo.

Pero antes de pensar en señalar con el dedo o condenar a otros… Recuerda que ninguno de nosotros está libre de cometer errores.

Cuando los pensamientos deprimentes quieran derribarte… Pon una sonrisa en la cara porque estás vivo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.