Oportunidad

Tan sumido iba el peregrino en sus reflexiones, que advirtió que estaba completamente perdido sólo cuando comenzó a anochecer. Caminó sin rumbo por el bosque hasta que dio con una casita.

Golpeó la puerta, que enseguida fue abierta por un amable anciano.

– Justo a tiempo -lo recibió-. En pocos minutos más será noche cerrada y es muy peligroso andar por ahí. Pasa, buen hombre, entra -e hizo un amplio gesto hacia el interior de la humilde morada-.

– Muchas gracias -se negó el viajero-. Prefiero llegar hoy al pueblo más cercano. Pero sucede que me metí en el bosque y no sé ni dónde está el norte. ¿Me puedes indicar cómo salir de aquí?

– Puedo, pero no te lo recomiendo. Insisto: quédate hasta que amanezca.

– No, no, muchas gracias. Dime hacia dónde debo ir.

Las sombras avanzaban con la rapidez de un telón de teatro. El anciano se apresuró:

– Ya debo cerrar. Si no entras, pues avanza en la dirección de esa estrella -señaló el cielo- y ve con cuidado.

Inmediatamente cerró la puerta.

El hombre reemprendió la marcha. A poco de andar, las nubes ocultaron las estrellas. Misteriosos ruidos amenazaban desde invisibles escondrijos.

Ya estaba agotado, hambriento y muerto de miedo, cuando advirtió con inmenso alivio que había caminado en círculo y estaba otra vez frente a la choza.

– Tenias razón, abuelo -llamó-. No he podido continuar. Acepto tu hospitalidad.

– Demasiado tarde -se oyó la voz desde el interior de la cabaña-. Ahora no me atrevo a abrir. Ya te he dicho que las noches son muy peligrosas por estos lados. Sigue, no más, tu camino. No puedo ayudarte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.