La serpiente y el águila

Una serpiente y un águila luchaban entre sí en un conflicto mortal. La serpiente llevaba la ventaja, y estuvo a punto de estrangular al ave.

Un campesino las vio y, corriendo, desenrolló a la serpiente y dejó al águila salir libre.

La serpiente, irritada por la fuga de su presa, inyectó su veneno en el cuerno de bebida del campesino.

El hombre, ignorante de su peligro, estuvo a punto de beber, pero en eso el águila bajó y le golpeó la mano con su ala, y, agarrando el cuerno de bebida en sus garras, se lo llevó a lo alto y lo derramó, salvándole así la vida.

Ser agradecido, además de un deber, es un gran acto de nobleza.

Esopo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.