El canto de las Sirenas

El Canto XII de la Odisea, Homero nos relata la historia de Ulises y las Sirenas:

«Advertido por la diosa Circe de lo peligroso que era el canto de las Sirenas, Ulises ordenó tapar con cera los oídos de sus remeros y se hizo atar al mástil del navío. Si por el hechizo musical pedía que lo liberasen, debían apretar aún más fuerte sus ataduras. Gracias a esta estratagema, Ulises fue el único ser humano que oyó el canto y sobrevivió a las sirenas, que devoraban a los infaustos que se dejaban seducir. Estas criaturas monstruosas se precipitaron al abismo al verse vencidas.»

Cuán superior es la vida del cristiano a la de Ulises. Nosotros en vez de taparnos los oídos los abrimos para oír a Jesús que es nuestra fuerza, y en vez de atarnos a un mástil nos clavamos juntamente con Cristo en la cruz donde somos muertos al pecado y por eso no oímos el canto del demoniaco mundo. A diferencia de Ulises no coqueteamos con los placeres y hechizos de las sirenas, porque Jesús puso un canto de liberación en nuestra alma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.