Mirando hacia la meta

En el libro del Génesis se narra la historia de cómo la esposa de Lot miró hacia atrás cuando salieron de la ciudad de Sodoma y quedó convertida en estatua de sal, pues Dios les había dicho que por ningún motivo miraran hacia atrás cuando Él destruyera esta ciudad.

La razón de por qué se convirtió en estatua de sal no se sabe y no creo que sea importante saberlo, sino más bien su significado.

Estamos iniciando un nuevo año, una página en blanco está frente a nosotros, tenemos la pluma del tiempo y de los actos para escribir una nueva historia… Es por esa razón que es importante no ver al pasado para lamentarnos por lo que no hicimos, no hablamos o no pensamos, esta actitud nos puede paralizar y dejarnos en la misma posición en la que estamos actualmente.

Al futuro se le ve de frente, no con la espalda; si has de ver al pasado que sea sólo para aprender de él y para recordar de dónde vienes y hacia dónde te diriges.

Si te sirve de algo puedo, darte algunas ideas sobre cómo proponerte metas alcanzables que te lleven a objetivos más grandes:

  1. Has metas que puedas medir, cuantificar.
  2. Proponte metas a corto plazo, que puedas corroborar en el día a día.
  3. Si hay propósitos que consideras difíciles, como por ejemplo modificar algo en tu conducta que te daña a ti mismo o a los demás, compártelos con alguien de confianza que te pueda retroalimentar.
  4. Si consideras que has fallado en tus metas, vuelve a intentarlo una y otra y otra y otra y otra y otra vez hasta que lo logres.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.