Caminos y Senderos

Podrá haber algunas colinas empinadas, o caminos que se ven tan peligrosos que no sabes por dónde tomar. A veces pareciera que estás a punto de caer, o podrás dar muchas vueltas.

Pero mientras transites por las subidas y bajadas de la vida ojalá tengas siempre presente la presencia de Dios quien va contigo a través de cada túnel, en cada puente, en cada curva, en medio de las resbalosas tormentas de la vida…

Ojalá sientas Su presencia caminando contigo en los valles y en las cuestas, tomando tu mano y guiándote en la oscuridad, colocando una baranda para que estés a salvo…

Que te ayude a encontrar la alegría y la emoción que hay en la montaña rusa de la vida, y que te llene de asombro ante la belleza que te provee en el camino.

Recuerda tomarte el tiempo para oler las flores, para admirar su obra y que Su amor te inunde, te llene y te rebalse.

Que Dios sea siempre el centro de tu vida y de tu hogar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.