De la crisálida

El gran escritor griego, Nikos Kazantzakis («Zorba, el Griego») cuenta que, cuando niño, reparó en una crisálida adherida a un árbol, donde una mariposa se preparaba para salir. Esperó algún tiempo, pero, como estaba demorando mucho, resolvió acelerar el proceso. Comenzó a calentar la crisálida con su aliento; la mariposa terminó saliendo, pero sus alas aún estaban amarradas, y terminó por morir poco tiempo después.

«Era necesaria una paciente maduración hecha por el sol, y yo no supe esperar», dijo Kazantzakis. «Aquel pequeño cadáver es, hasta hoy, uno de los mayores pesos que tengo en la conciencia. Mas fue él el que me hizo entender lo que es un verdadero pecado mortal: forzar las grandes leyes del Universo. Es preciso paciencia, aguardar la hora exacta y seguir con confianza el ritmo que Dios escogió para nuestra vida.»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.