El vino agrio

Su Qin nunca había podido conseguir un puesto de funcionario. Un día que se celebraba el cumpleaños de su padre, el hermano mayor llevó un jarro de vino con el cual llenó los vasos de su padre y de su madre.

¡Qué buen vino! -dijeron los viejos.

Pero cuando le llegó el turno a Su Qin de ofrecerles vino, exclamaron descontentos:

¡Qué agrio está este vino!

La mujer de Su Qin creyó que su vino se había echado a perder y le pidió prestado un jarro del bueno a la mujer del hermano mayor.

Cuando los padres lo probaron, enojados repitieron que el vino estaba agrio.

¡Pero si es del vino que acabo de pedirle prestado a mi cuñada mayor!

El suegro gritó:

¡Son ustedes los que traen la mala suerte! ¡Basta que el vino pase por sus manos para que se ponga agrio!

Relatos de Xue Tao

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.