Las aparentes diferencias

Cuatro viajeros provenientes de distintos países que seguían la misma ruta juntaron el poco dinero que tenían para comprar comida.

El persa dijo: «Con este dinero compraré angur y todos lo comeremos», pero el turco replicó: «Ni hablar, compraremos uzum», en tanto que el griego protestó: «Nada de eso, compraremos stafyllia», y el árabe aseveró: «¡Vamos a comprar inab!».

Comenzaron a discutir, hasta llegar a los golpes. En ese momento pasó por allí un hombre que dijo: «Si me dan cinco rupias, yo puedo satisfacer el deseo de todos ustedes.»

Los viajeros accedieron a la solicitud del recién llegado. Partió hacia el mercado y al cabo de un rato, el hombre regresó con una buena cantidad de uvas. Al verlas, el persa exclamó: «¡Mi angur!», y el turco: «¡Miuzum! «, y el griego: «Mi stafyllia! «, y el árabe: «¡Mi inab!». Trajo aquello que todos habían mencionado sin saber que se referían a lo mismo: uvas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.