El Cielo lo arregla todo

Un día, San Juan Bosco fue a visitar a Cottolengo. Buscaba un consejo: «¿Qué remedio debo recomendar a las personas aburridas de la vida, desesperadas y llenas de mal genio y de depresión por la pobreza, las enfermedades y problemas de la vida o por el mal trato que les dan los demás?»

«Mira, Bosco -respondió Cottolengo-, el mal del aburrimiento, de la tristeza o de la depresión es el mal moderno más común de todos. Para combatirlo, nos ha mandado Dios un gran remedio siempre antiguo y siempre nuevo: Pensar en el Cielo que nos espera. No olvides nunca que un pedacito de cielo lo arregla todo.»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.