Parábola de los Hambrientos

«¿Quién de vosotros asumirá la responsabilidad de alimentar a los hambrientos» , preguntó Buda a sus discípulos cuando el hambre asolaba Shrvasti.

Ratnakar, el banquero, movió la cabeza diciendo:

– «Todas mis riquezas no bastarían para dar de comer a los hambrientos. «

Jayasen, el general del Ejército real, respondió:

– «Estaría dispuesto a dar mi propia sangre, pero no tengo comida suficiente en mi casa.»

Dharmapal, que poseía muchas hectáreas de tierra, dijo con un suspiro:

– «El demonio de la sequía ha absorbido la humedad de mis campos. No sé cómo pagar los impuestos.»

Se levantó entonces Snpriya, la hija del mendigo. Hizo una reverencia a todos y dijo humildemente:

– «Seré yo quien dé de comer a los hambrientos» .

– «¿Cómo?», gritaron todos sorprendidos. «¿Qué esperanzas puedes tener tú de cumplir esa promesa?»

– «Soy la más pobre de todos vosotros. Esta es precisamente mi fuerza. Tengo mi arcón y mi despensa en cada una de vuestras casas.»

Rabindranath Tagore

1 comentario en “Parábola de los Hambrientos

  1. ALguien anda super desaparecido por aquí y por todos lados jajaja. Cómo has andado pepe?.

    Bonita reflexión, este tipo de humildad y sabiduría es la que pido que me den todos los días y allí voy…

    abrazotes

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.