Pelópidas y Epaminondas

Es célebre la amistad que ligaba a los dos guerreros griegos Pelópidas y Epaminondas.

Tanto era, que en la batalla de Mantinea unieron sus escudos para poder pelear juntos y ayudarse mutuamente.

Lucharon así durante algún tiempo y estuvieron derrotando a sus enemigos, hasta que Pelópidas cayó herido y, derramando mucha sangre por las heridas, estaba a punto de morir. Entonces Epaminondas decidió seguir peleando al lado del cuerpo de Pelópidas, aunque él mismo tuviera que morir junto a su amigo, de quien creyó que moriría en ese lugar.

Epaminondas, también herido gravemente, permaneció luchando ahí hasta que llegaron otros compatriotas que rescataron a los dos amigos moribundos.

Desde aquel día, esa amistad llegó a ser proverbial. Después fueron ascendidos a jefes del ejército Tebano, con igual autoridad, y nunca existió rivalidad ni envidia entre ellos.

La Amistad es un regalo de Dios. Cuando respetamos la verdadera amistad, respetamos uno de los mejores regalos dados por Dios al hombre, y la perla que adorna ese regalo es la lealtad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.