Internet y las relaciones

Unas personas dicen que el uso de Internet hace que las personas se vuelvan menos sociables y que eviten el contacto físico y personal. También creen que las personas creen y se sienten más seguras y cómodas, frente a la computadora que compartiendo tiempo con otras personas. El Internet y las relaciones es un nuevo fenómeno social de nuestros tiempos.

Me mandaron un link, donde hacen referencia a un estudio realizado en España, el cual arroja resultados muy interesantes. A continuación el texto de referencia:

Cibersexo y fidelidad. El 57,7% de los hombres españoles no considera que el cibersexo sea infidelidad. Sin embargo, el 70,9% de las mujeres no perdonaría un engaño «virtual» de sus parejas (datos de BeautifulPeople.net).

Conectadas. El 42,6% de los usuarios de Internet en España son mujeres. En cuanto al perfil, hay tres grupos que destacan por su elevado empleo de la Red: las que tienen entre 16 y 24 años, las jóvenes profesionales y las mujeres con hijos (Estudio General de Medios).

Guap@s. El 74,6% de los españoles se considera guapo o, al menos, por encima de la media. Además, un 42,8% de las mujeres asegura utilizar su atractivo físico todos los días para conseguir lo que quiere (encuesta de BeautifulPeople.net).

Sufridores. Cuando los hombres bajan en el escalafón social o laboral sufren mucho más que las mujeres en idéntica situación. Tanto que tienen cuatro veces más posibilidades que ellas de padecer una depresión (estudio de la Universidad de Newcastle Upon Tyne).

Mentiras. Cuidado con las informaciones que te dan sin que tú las pidas. A menudo, ese «detalle» hacia tu persona sirve para ocultar algo que tu interlocutor no quiere revelarte. Los repentinos ataques de franqueza se emplean para romper la desconfianza y hacer que nos traguemos la mentira.

Sexo fuerte. Una mujer sexy puede conseguir que un hombre tome decisiones irracionales. A la inversa (hombre sexy-mujer «normal») el fenómeno no se produce.

Problemas sexuales. El 41% de las españolas reconoce haber fingido un orgasmo al menos una vez en su vida. Además, más de la mitad de la población afirma que podría mejorar su vida sexual y que ésta se encuentra condicionada por el estrés (35%), los conflictos de pareja (28%) o una enfermedad (26%).

Bla, bla, bla. Cuando estás alterada se acelera tu ritmo al hablar. Con ello sólo consigues crear una mala imagen y que no se te entienda lo que dices. Antes de dar una contestación airada, respira hondo, piensa lo que vas a decir y habla más despacio de lo habitual. Así parecerá que estás relajada y, de hecho, te tranquilizarás.

Y para terminar Nos sentimos más satisfechos tras tomar una decisión inamovible que cuando tenemos la opción de cambiarla, según afirma un tal Dr. Gilbert, profesor de psicología en Harvard. Así que no dudes y tampoco mires atrás.

¿Es posible que se aplique a nuestra sociedad, la mayor parte de estos enunciados?, yo creo que es más que posible. Internet y las relaciones es un fenómeno actual al cual debemos de prestar mucha atención.

Visto: aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.