De padre a hijo

Jugando con su niñez, un niño dejó de hacerlo para dirigirse a su padre y preguntarle:

– ¿Por qué a mi compañero de juegos siempre lo reprende su padre, y tú conmigo no haces lo mismo?

– Porque la disciplina se impone a quien no cumple con su deber.

– Pero… ¿no crees que después de tanto tiempo, mi amigo ya debería ser como su padre quiere?

– Hijo, la disciplina, como muchas otras cosas, sólo se puede ejemplificar en el ser humano. Lo que te quiero decir es que, si quien imparte disciplina no es a la vez disciplinado, no puede ser obedecido, a menos que lo haga por la fuerza; pero entonces, sobre el camino del tiempo, lo que va sembrando es rebeldía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.