La cama de Procusto

Según un antiguo mito, Procusto era un bandido y posadero que tenía su casa en las colinas, donde ofrecía posada al viajero solitario.

Allí lo invitaba a tumbarse en una cama de hierro donde, mientras el viajero dormía, lo amordazaba y ataba a las cuatro esquinas del lecho. Si la víctima era alta y su cuerpo era más largo que la cama, procedía a serrar las partes de su cuerpo que sobresalían: los pies y las manos o la cabeza. Si por el contrario era de menor longitud de la cama, le descoyuntaba a martillazos hasta estirarla.

El mito es una metáfora para mostrar cómo vamos siendo moldeados por las expectativas de nuestra cultura y de nuestra familia: para acomodarnos a ellos, recortamos partes de nosotros mismos. En ese proceso de búsqueda de aceptación corremos el peligro de perder nuestra mayor riqueza: Nuestra identidad, Nuestra alma.

Despierta, pon atención y no aceptes la invitación de Procusto. No importa lo mullida que parezca su cama, ni los rodeos que tengas que hacer para evitar caer en ella, consérvate a ti mismo.

Una de las relaciones más importantes en tu vida es la que mantienes con tu propia alma.

Etiquetado con

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.