Dos pares de ojos

Había una vez dos hombres que discutían a propósito de la fisonomía del rey.

– ¡Qué bello es! -decía uno.

– ¡Qué feo es! -decía el otro.

Después de una larga y vana discusión, se dijeron el uno al otro:

– ¡Pidámosle la opinión a un tercero y usted verá que yo tengo razón!

La fisonomía del rey era como era y nada podía cambiarla; sin embargo, uno veía a su soberano bajo un aspecto ventajoso y el otro, todo lo contrario. No era por el placer de contradecirse que sostenían opiniones diferentes, sino porque cada cual lo veía a su manera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.