Crecer

Hubo una época en que todo era más fácil. Tu mamá decidía qué ropa te ponías. Te peinaba. Te cuidaba. Y cuando tenías hambre, sólo llorabas.

Ibas a ser abogado… O tal vez ingeniero.

Pero un día, sin que te dieras cuenta, creciste. Y aprendiste a decir que no. No te conformaste. Empezaste a tomar tus propias decisiones. Y sentiste que querías cometer tus propios errores.

Entonces tomaste el camino más difícil. El que no estaba hecho.

Te dedicaste a lo que realmente querías. Te animaste a ser distinto. Escuchaste esa voz que te salía de adentro. Y por primera vez sentiste que podías.

Era tu lucha. Tu convicción. Y sin dudarlo arriesgaste todo lo que tenías.

Porque en el fondo, sabías que había algo mucho peor que fracasar: ¡El no haberlo intentado!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.