La diferencia

Cuentan que una vez, un hombre mayor caminaba por la playa contemplando el mar, cuando a lo lejos vio una figura de un hombre que parecía bailar.

Se apresuró para acercarse más a esa persona y ver exactamente lo que hacía.

Cuando se acercó, se dio cuenta que no estaba bailando, sino tomando estrellas de mar y arrojándolas mar adentro tan fuerte como podía.

Le pregunta entonces: «¿Qué haces mi joven amigo?». Éste respondió: «La tarde está cayendo y la marea bajando, si no arrojo estas estrellas al mar, morirán. Así que las estoy enviando dentro del mar otra vez.»

El hombre mayor sonrió irónicamente y le dijo: «Pero hay miles de playas en todo el mundo, donde miles de estrellas de mar morirán. ¿Crees tú que con eso harás la diferencia?».

El joven se detuvo por un momento, suspiró, tomó otra estrella, la arrojó y dijo: «Bueno, ¡acabo de hacer la diferencia para esa!».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.