El Silencio de Dios siempre habla muy fuerte

A veces pensamos que Dios nos dice que no puede atendernos, nos pone en espera. Eso le pasó a una mujer cananea que dijo: «Señor hijo de David ten misericordia de mí», y Jesús no le respondió. Ella siguió diciendo: «Porque tengo una hija endemoniada» y parecía que Jesús no le estaba dando importancia. ¿Por qué parece que Dios no le da importancia a lo que nos pasa? Porque Dios nos hace entrar en un proceso. No nos gustan los procesos, nos gustan más los milagros.

La fe sirve para salir del problema, y también para sobrellevarlo.

A veces, la fe Dios te la va a poner para que salgas de la deuda, para que salgas de la enfermedad, para que salgas de la dificultad. Vas a salir de eso que te estaba atormentando.

Pero cuántas veces nos ha pasado que hemos orado y el problema no salió. Porque esa es la fe para aguantar el problema, para que respires más que el problema. Por eso, si no viste la solución y alguien te dice: «Ah, ¿qué pasa que Dios no te responde y todavía estás soportando este problema por tantos años?» Le tienes que enseñar esto:

Hay fe que al momento te saca del problema, y hay fe que no te saca del problema, pero te da la fortaleza, la fuerza y la capacidad para soportar lo que sea necesario y ver la victoria tarde o temprano.

Cuando José le interpreta el sueño a Faraón, Faraón lo puso como ministro de economía de Egipto. Esa fue la fe que obró rápidamente; lo sacó de la cárcel y lo convirtió en gobernador de Egipto. Pero José también tuvo que aguantar trece años de problemas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.