Limonada # 352

…Habló con tanta dulzura que supe que me habían vencido. Podía enfrentarme a su rabia. Pero contra esta benevolencia, como si estuvieran hablando con una persona enferma, no se podía luchar, como tampoco se podía cortar agua con un cuchillo…

La vida de Sarah Thornhill

Libros

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.