Castillo de la Desesperación

En el libro «El Progreso del Peregrino» por Juan Bunyan, el protagonista, Cristiano, y uno de sus compañeros, Esperanza, se duermen en una milpa y terminan capturados por un gigante cruel.

El gigante los lleva a su castillo que se llama Desesperación, y los mete en un calabozo oscuro y frío. Luego el gigante toma un palo y los golpea brutalmente, hasta que apenas están conscientes. Al dejarlos ahí, golpeados, sin comida y sin agua, el gigante les grita: «Mejor que se quiten la vida, porque de aquí nunca saldrán.»

Cuando el gigante sale, Esperanza dice: «Quizás sería mejor matarnos. No podemos salir de este lugar, Cristiano.» Pero de repente, Cristiano dice: «¡No! Espera… Tengo una llave colgada de mi cuello. Esta llave se llama ‘Las Promesas de Dios’ y con ella podemos abrir todas las puertas.»

Y usando esa llave, Cristiano y Esperanza abren primero la puerta del calabozo, y luego abren todas las demás puertas, aún el portón grande del castillo. Y dejando atrás el Castillo de la Desesperación, siguen adelante en el camino del rey.

¿Hay alguien aquí que se encuentra en el castillo de Desesperación? Eche mano de la llave de las promesas de Dios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.