Cuatro velas

Cuatro velas se estaban consumiendo lentamente. El ambiente estaba tan silencioso que se podía oír el diálogo entre ellas.

La primera dijo:

– ¡Yo Soy la Paz! A pesar de mi Luz, las personas no consiguen mantenerme encendida.

Y disminuyendo su llama, se apagó totalmente.

La segunda dijo:

– ¡Yo me llamo Fe! Infelizmente soy superflua para las personas, porque ellas no quieren saber de Dios. Por eso no tiene sentido continuar quemándome.

Al terminar sus palabras, un viento se abatió sobre ella, y ésta se apagó.

En voz baja y triste la tercera vela se manifestó:

– ¡Yo Soy el Amor! No tengo más fuerzas que quemar. Las personas me dejan de lado porque sólo consiguen manifestarme para ellas mismas; se olvidan hasta de aquellos que están a su alrededor.

Y también se apagó.

De repente, entró un niño y vio las tres velas apagadas.

– ¿Qué es esto? ¡Ustedes deben estar encendidas y consumirse hasta el final!

Entonces, la cuarta vela habló:

– No tengas miedo, en cuanto yo esté encendida, podemos encender las otras velas.

Entonces el niño tomó la vela de la Esperanza y encendió nuevamente las que estaban apagadas.

¡Que la vela de la Esperanza nunca se apague dentro de nosotros!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.