Las sábanas de la vecina

Una pareja de recién casados se mudó a un barrio muy tranquilo de la ciudad. Todo era nuevo para ellos y observaban con curiosidad cuanto había a su alrededor.

En la primera mañana en la casa, mientras tomaba café, la mujer reparó a través de la ventana, que una vecina colgaba sábanas en el tendedero. Con una media sonrisa le comentó a su marido:

– ¡Qué sabanas tan sucias cuelga la vecina! Ojalá pudiera enseñarle a lavarlas mejor, o recomendarle mi detergente de la ropa. No la conozco demasiado, pero debería buscar la forma de acercarme sin ofenderla y ayudarle a tener sus sábanas mejor.

El marido la miró con una sonrisa, sin contestarle.

Y así, cada dos o tres días, la mujer repetía su discurso, mientras la vecina tendía sus ropas al sol y el viento, ajena a su observación. Para ella casi se estaba transformando en una obsesión. Seguía pensando en su vecina y en cómo ayudarle a mejorar la limpieza de sus ropas.

Un día, la mujer se sorprendió al ver a la vecina tendiendo las sábanas muy limpias. Le contó a su marido con alegría:

– ¡Qué te parece! La vecina aprendió a lavar la ropa. Parece que no era sólo a mí a quien le llamaba la atención. ¿Le habrá enseñado otra vecina?

El marido le respondió:

– No. Hoy me levanté más temprano y limpié los cristales de nuestra ventana.

A veces criticamos algo que desconocemos, sin saber que quizás los que estamos mal somos nosotros. Todo está en el color del cristal con que se mire.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.