El Poder de la palabra de Dios

Un agente viajero se encontraba solo y triste en su cuarto en el hotel; no había tenido mucho éxito en sus ventas y se sentía muy desanimado. Tal era su desilusión que pensaba en suicidarse. Entonces vio una Biblia sobre la mesa; la abrió y la leyó durante varias horas; en ella encontró esperanza y fortaleza para comenzar una nueva vida.

En tiempo de guerra un pequeño grupo de hombres se encontraba rodeado por el enemigo y temían ser muertos o capturados. Uno de ellos tenía un pequeño Nuevo Testamento, y todos se turnaron leyéndolo y encontraron nuevo valor.

De igual modo es admirable la manera en que la Biblia fortifica y dirige al cristiano diariamente. Los que buscan la dirección de Dios por medio de su Palabra podrán enfrentarse con los problemas de cada día y crecer espiritualmente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.