Luces y sombras

Hu-Ssong llevó a sus discípulos a una habitación oscura.

– ¿Qué ven? -les preguntó.

– Nada, maestro -le respondieron ellos-. La oscuridad es absoluta y no nos deja ver.

Hu-Ssong dio una palmada y se encendieron al mismo tiempo mil lámparas de intensa luz.

– ¿Qué ven ahora? -les preguntó otra vez.

– Nada, tampoco -dijeron los discípulos-. Esta luz cegadora nos impide abrir los ojos para ver.

– Aprendan, pues -les enseñó Hu-Ssong-, que ni en la luz absoluta ni en la completa oscuridad el hombre puede ver. Por eso estamos hechos de luces y de sombras, para podernos ver los unos a los otros. Ay de aquél que no perdone la oscuridad que hay en el alma de su hermano, pues no lo podrá ver, y estará solo. Y ay de aquél que no busque poner luces en su oscuridad, pues a sí mismo se perderá también.

Así dijo Hu-Ssong. Y concluyó:

– Estamos hechos de sombras. ¿Dónde mejor que en nosotros puede brillar la luz?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.