¿Ya terminó el sermón?

Una señora tenía su auto estacionado en la calle, esperando a alguien a la salida de la iglesia. De pronto vio a una ancianita salir del templo; y la señora se le acercó y le preguntó:

– Dígame, ¿ya terminó el sermón?

– ¡Oh, no, apenas acaban de predicarlo! Ahora yo voy a vivirlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.