Dinero para la obra misionera

En una iglesia bautista cierto miembro le dijo a su pastor:

– Hermano, Dios me ha bendecida abundantemente. ¿Qué cosa especial puedo hacer yo para él?

El pastor le dijo:

– ¿Por qué no sostiene económicamente a un misionero en Corea?

El miembro aceptó la sugerencia y así lo hizo. Puso una fotografía del misionero junto a su cama. Cada noche él oraba diciendo: “Señor, bendice a mi misionero mientras él trabaja y yo duermo.” Y a la mañana siguiente oraba: “Y ahora, Señor, bendice a mi misionero mientras él duerme y yo trabajo.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.