El asno y los saltamontes

Un asno, que habiendo oído el gorjeo de los saltamontes, quedó muy encantado; y deseando poseer los mismos encantos de su melodía, les preguntó con que clase de alimento ellos vivían para darles voces tan hermosas.

Ellos contestaron:

– Con el rocío.

El Asno resolvió que él viviría sólo con el rocío, y al cabo de poco tiempo murió de hambre.

No hagas lo que los otros hacen o dicen, si no está dentro de tus capacidades el hacerlo.

Esopo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.