Las cajas de Dios

Tengo en mis manos dos cajas que Dios me ha dado para que sostenga.

Él me dijo: «Pon todas tus penas en la negra, y todas tus alegrías en la dorada.».

Yo escuché Sus palabras, y en ambas cajas guardé mis alegrías y tristezas respectivamente. Pero la dorada se fue poniendo más pesada y la negra estaba tan liviana como antes.

Con curiosidad, abrí la caja negra para saber por qué seguía tan liviana, y encontré en el fondo de la caja un hueco por el cual habían caído todas mis tristezas.

Mostré a Dios el hueco y le dije: «Me pregunto ¿dónde habrán ido mis penas?». El me sonrió tiernamente y me contestó: «Hijo mío, todas tus penas están conmigo».

Le pregunté: «Señor, ¿por qué me has dado las cajas? ¿Por qué la negra tiene un hueco y la dorada no lo tiene?». Y Él me respondió:»Hijo mío, la dorada es para que cuentes tus Bendiciones, la negra es para que olvides todas tus penas.»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.