El zapatero convertido en doctor

Un zapatero incapaz de ganarse la vida con su oficio y desesperado por la pobreza, comenzó a practicar como doctor en una ciudad en la cual él no era conocido. Allí vendía una medicina, diciendo que era un antídoto para todos los venenos, y obtuvo un gran nombre para él por medio de falsas alabanzas y publicidad. Cuando el zapatero resultó caer enfermo él mismo de una enfermedad grave, el Gobernador de la ciudad determinó probar su habilidad.

Para este fin, él pidió una taza, y mientras la llenaba con agua, simuló mezclar veneno con el antídoto del zapatero, mandándolo a beberlo con la promesa de una recompensa. El zapatero, con miedo de una inminente muerte, admitió que él no tenía ningún conocimiento de la medicina, y que sólo fue hecho famoso por los clamores estúpidos de la muchedumbre. El Gobernador entonces llamó a una asamblea pública y se dirigió a los ciudadanos:

– ¿De qué locura han sido culpables ustedes? Ustedes no han vacilado en confiar sus cabezas a un hombre, que nadie podría emplear ni siquiera para hacer los zapatos para sus pies.

Los farsantes e impostores, siempre son víctimas de sus propios actos.

Esopo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.