La anciana inteligente

Una anciana era amiga de una joven casada, cuya suegra sospechaba que ella había robado un trozo de carne y por eso quería echarla de casa. La muchacha, desesperada, fue a lamentarse a la vieja.

– ¿Dónde puedes ir? -decía esta última-. Voy a conseguir que tu suegra te llame.

Entonces se presentó en casa de la joven con un haz de paja.

– Mis perros están peleando por un pedazo de carne -dijo-. Así es que quiero lumbre para encender un fuego para darles golpes.

Tan pronto como la suegra oyó esto, mandó llamar a su nuera.

Esta anciana no estaba dotada de elocuencia, y el tomar un haz de paja para pedir lumbre no es la manera corriente de producir una reconciliación; pero cuando se produce como es debido, se logran buenos resultados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.