De la perdición

«La sociedad consigue perdonar al criminal, y jamás perdona al soñador» dice Oscar Wilde.

Mas la ley Universal nos obliga a soñar. Es importante estar siempre pensando en esto.

No deberíamos nunca preguntar a otro: «¿Qué hace usted en la vida?». La pregunta de una persona sensible es: «¿Usted está siendo fiel a sus sueños?».

Al decir esto, colocamos en el aire la responsabilidad de una respuesta. Obligamos a otro a reflexionar sobre la importancia de sus movimientos. Forzamos una pausa en la confusión cotidiana, y encaramos de frente a la existencia.

Al preguntar, también debemos responder.

Somos una manifestación del pensamiento de Dios. Él espera que nuestra vida sea digna de eso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.