Para Dios nada es imposible

En la medida que reconocemos nuestra semejanza con Dios, es que podemos afirmar que con la ayuda de Él, «Para el hombre nada es imposible».

Hoy pensemos: «¿Cómo está nuestra fe?» Hay un refrán popular que dice «Puedes lograr lo que quieras con tal de que sepas lo que quieres», pero esa sabiduría no todos la podemos apreciar y algunas veces andamos por este mundo sin hacer por los demás lo que quisiéramos hiciesen por nosotros, ante la sencilla razón que seriamente no nos planteamos: «¿Qué queremos que los demás hagan por nosotros?».

Nuestras metas y nuestros deseos permanecen entonces como ocultos y algunos dejamos que un piloto automático conduzca nuestra vida por el sencillo temor de que en el encuentro con nosotros mismos descubramos anhelos o sueños que hemos catalogado como imposibles.

Marcelo Waldemar Mildner

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.