La Mujer «Perfecta»

Si los maniquíes fueran mujeres reales, serían demasiado delgados para menstruar. Hay tres mil millones de mujeres que no lucen como súper modelo y sólo 122 que sí. Si la Barbie fuera una mujer real, no tendría órganos, porque no tiene lugar ¡ni para el cerebro!

Un estudio psicológico efectuado en 1995 descubrió que al pasar tres minutos mirando modelos en una revista de modas hace que el 70% de las mujeres se sientan deprimidas, culpables y avergonzadas. Otro estudio realizado en 1987 reveló que, hacía una generación, la modelo promedio pesaba 8% menos que la mujer promedio; para 1987, pesaba 23% menos. ¿A cuánto ascenderá ese porcentaje en la actualidad?

La silicona es un psicólogo de plástico. Pensar exageradamente en la ropa, el bronceado, la dieta, son compensaciones por falta de valoración. Invirtamos, pues, en cosas que valen. Nos van a dar mucha más satisfacción. ¿Te has dado cuenta? Las mujeres de plástico, tienen hombres de plástico: ambos desechables.

Y la televisión es maravillosa con nosotras: bombardea el subconsciente haciéndonos creer que para tener éxito debemos ser cabezas huecas y delgadas, como las modelos raquíticas, y luego ametrallan en los comerciales con todo lo que hay que comer para estar «en línea». Resultado: bulimia y anorexia.

La belleza de la mujer no está en la ropa que usa, la figura que tiene o el modo en que peina su cabello. La belleza de la mujer debe ser vista en sus ojos, porque son la puerta de su corazón, el lugar donde el amor vive. La belleza de la mujer no está en una molécula facial. La verdadera belleza de la mujer está reflejada en su alma, en el cuidado amoroso que brinda, en el amor que demuestra. La belleza de la mujer, con el paso de los años, crece.

Una mujer de plástico es para el momento. Una Mujer es ¡para toda la vida!

1 comentario en “La Mujer «Perfecta»

  1. Muy lindo!! interesante artículo, muy cierto, la belleza está en el alma de la persona, no en el cuerpo… Me encantó Pepe!! feliz tardecita… 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.