Acto de Consagración a María Santísima

Virgen Santa, la más pura de todas las vírgenes, y la Madre de mi Dios, María Santísima: Yo, aunque indigno de comparecer ante vuestra presencia soberana, confiando, sin embargo, en vuestra bondad, vengo a arrojarme a vuestros pies, Oh refugio de los pecadores, vengo a ofreceros este corazón mío como trofeo de vuestra misericordia.

Yo os lo presento, miserable como es, por las manos del ángel custodio; yo os lo ofrezco y consagro a vuestro corazón, que es y será siempre el más inflamado del amor divino.

Y para que sus manchas no le hagan repugnante, aceptadlo juntamente con aquellos pobres homenajes, que me esfuerzo en presentaros en este mes consagrado a Vuestra Gloria; Ah, no desechéis esta oferta.

Que él sea todo vuestro, todo de vuestro Jesús: otra cosa no deseo, ni en vida ni en muerte; inspiradle Vos, Oh María, una viva fe, una firme esperanza y, una ardiente caridad, a fin de que viva sólo de Dios en esta vida y en toda la eternidad. Así sea.

Súplicas:

Madre pura de Dios mi salvador, ruega por este pobre pecador. Ave María.

Acueducto de gracias que dan vida, hazme llorar mis culpas sin medida. Ave María.

Reina del cielo y del mortal Señora, sé mi amparo y defensa a cada hora. Ave María.

Ínclita hija de Joaquín y Ana, dame de Dios la gracia soberana. Ave María.

Abogada del triste y sin consuelo, por ti la gloria alcance yo del cielo. Ave María.

Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, ruega por nuestra salvación. Te agradecemos infinitamente, porque con tu intercesión y protegidos bajo tu manto, podremos disfrutar de las Gracias de Dios, en la vida eterna.

Amén.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.