Cuando perdiz, perdiz

Viajando por la Mancha, le invitó a comer a Santa Teresa uno de sus amigos en su casa, ofreciéndole, entre otras cosas, unas buenas perdices.

Y como alguno de los sirvientes manifestara su extrañeza de que mujer con fama de tan santa no hiciera reparos al plato delicado, Teresa le aclaró:

«No hay que extrañarse, y conviene distinguir: cuando perdiz, perdiz, y cuando oración, oración.»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.