El labrador y sus hijos

Un labrador anciano, que se sintió morir, deseaba que sus hijos no se ocupasen más que de la agricultura; y para inculcarles con eficacia este precepto, les llamó a su lado y les dijo:

Es llegada, ¡oh hijos míos!, la hora de mi muerte. Buscad en la viña y encontraréis cuanto he guardado en toda una vida de trabajo.

Los hijos, creyendo que estaría escondido un tesoro en la viña, comenzaron a cavar en todas las direcciones, derramando abundante sudor de sus frentes. Nada obtuvieron, sin embargo, que se pareciese a un tesoro; pero como habían removido con tanta diligencia la tierra, aquel año apenas les cupieron las uvas en el lagar.

Esopo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.