Búsqueda y encuentro

Hay encuentros planificados y los hay fortuitos.

El encuentro de San Cristóbal con Jesús fue muy especial: un niño le pidió que lo llevara al otro lado del río. Cristóbal aceptó con mucho gusto y lo colocó sobre su hombro.

Al preguntarle por qué pesaba tanto, el niño le respondió: «Es que soy el Creador del mundo. Soy Jesús, que he tomado la forma de niño para que tuvieras el gusto de llevarme sobre tus hombros».

Carlos G. Vallés

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.