Saludando con sombrero ajeno

Este es el tipo de cosas por las que no me gusta colaborar en actividades “altruístas de recaudación de fondos o insumos”, por ejemplo la Teletón, las rifas a beneficio de X, o como en este caso Cobijas de Amor.

Esta actividad organizada por “Prensa Libre” desde hace algún tiempo, conciste básicamente en que para esta época del año, la época de frío, colocan un centro de acopio, que en esta ocasión fue en Tikal Futura. En este centro de acopio, después de lanzada la convocatoria, se disponen a recaudar chumpas, frazadas, suéteres, ponchos, y otros insumos que posteriormente serán distribuídos entre los numerosos indigentes que duermen en las calles del Centro Histórico y algunos más en unos asilos, horfanatorios y hogares temporales.

Hasta acá todo bien, aunque todos sabemos que esta no es la solución al problema, pero al menos se ayuda en lo urgente aunque no en lo importante del asunto y aunque sea en esta época del año, se acuerdan de estas personas que todo el año duermen en la calle y padecen frío.

Las razones por las que ellos se encuentran ahí, no será el tema de discusión, las soluciones de raiz no las comentaré ni hablaré de lo lamentable de este asunto, en especial para ellos.

Lo que me molesta y hasta me indigna, es la falta de humildad de las “empresas patrocinadoras” de la actividad, están organizando una actividad humanitaria que busca conmover y motivar a las personas, tocando la fibra de humildad que todos tenemos, sin embargo ellos no son para nada humildes.

El asunto es que con bombos y platillos, anuncian el éxito de la actividad, pero se les olvidó casualmente, como siempre sucede, reconocer a las personas que fueron quienes hicieron en gran parte, posible que Prensa Libre pudiera saludar con sombrero ajeno.

Como se puede ver en la fotografía publicada en la edición del domingo 9 de noviembre 2008 en la página 6, la bolsa que contiene la cobija de amor, lleva el logotipo de Prensa Libre y Guatevisión, como si ellos fueran los que están donando la frazada, la pregunta es ¿que pasó con las decenas de personas que conmovidos con el llamado, se solidarizaron con el desvalido e hicieron la donación que se solicitó?, pues como es costumbre: bien gracias.

No se pretende tampoco que se coloque el nombre de todos lo donantes, pues es posible que el espacio fuera insuficiente, además de quienes lo hacen de forma anónima, pero si hacer lo correcto, que es la de reconocer que gracias a estas personas, ellos pueden saludar con sombrero ajeno, con un simple: “Gracias a quienes hicieron su donación”, hubiera sido mas que suficiente.

Para complementar, cito una frase de Baden Powell: “Nada nos pertenece, hasta que no lo hemos agradecido ampliamente”, creo que en estas palabras se encierra el mensaje que quiero transmitir. Incluso en el texto que acompaña la imagen apenas se menciona y no se agradece que fueron los lectores los que hicieron posible la actividad.

Lo bueno que hacen con una mano, lo destruyen con la otra y por esa razón es que no colaboro con estas empresas que organizan este tipo de actividades, que se preocupan mas por el posicionamiento de su marca que por la actividad humanitaria en si.

La persona de la fotografía se muestra mas agradecido, que estas empresas que se roban para si, el crédito total de algo que no les pertenece.

Click en las imágenes para agrandar.

2 comentarios en “Saludando con sombrero ajeno

  1. La intención es buena, ellos necesitan un poco de calor en esta época. Obviamente no se va a desaprovechar la propaganda que generá la entrega de lo recaudado.

    Como vos escribiste “se saluda con sombrero ajeno”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.