No aceleres…

No aceleres la lluvia, ella tiene su tiempo cierto de caer y saciar la sed de la tierra.

No aceleres la puesta del sol, él tiene su tiempo de anunciar la noche hasta su ultimo rayo de luz.

No aceleres tu alegría, ella tiene su tiempo de aprender con tu tristeza.

No aceleres a tu silencio, él tiene su tiempo de paz después que los ruidos paren.

No aceleres tu amor, él tiene su tiempo de sembrar en la tierra más árida de tu corazón.

No aceleres tu rabia, ella tiene su tiempo para expandirse en las aguas calmas de tu conciencia.

No aceleres al otro, pues él tiene su tiempo para florecer a los ojos del Creador.

No te aceleres a ti mismo, pues necesitas de tiempo para sentir tu propio crecimiento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.