La esperanza del cielo

Una señora de más de 80 años de edad estaba en un asilo de ancianos y no se podía levantar de la cama. Cuando recibió la visita de un predicador, ella le hizo la misma pregunta que había hecho a otros predicadores: «¿Por qué estoy aquí así? He sido cristiana por años y siempre he servido a Dios. Fui maestra en la iglesia, cantaba en el coro, y crié a mis hijos en el evangelio. Ahora míreme. ¿Me puede decir por qué estoy aquí así?» Para sorpresa suya, él contestó: «Sí.» «Entonces dígame -le suplicó ella.» Él le tomó la mano y dijo suavemente: «Vejez».

Conocí a una señora cristiana que también vivía en un asilo, pero aceptaba su vejez. Aunque sentía dolor y estaba débil decía: «En este rincón trabajo para el Señor… y el Señor trabaja en mí.»

El Salmo 71 nos dice que todavía hay trabajo que hacer para Dios, incluso cuando fallan la salud y la fortaleza. «Mas yo esperaré siempre» (v.14). «Mi boca publicará tu justicia» (v.15). «Oh Dios, me enseñaste desde mi juventud, y hasta ahora he manifestado tus maravillas» (v.17).

Y cuando tu obra en la tierra esté hecha, ¿entonces qué? «Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria.» (Salmo 73:24). Cualquiera que sea tu edad, condición o circunstancia, si eres cristiano, la esperanza del cielo es tuya.

A medida que se suman los años, la fidelidad de Dios se multiplica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.