Sexo a cambio de trabajo fijo

En Italia una mujer de 30 años (los cumple en noviembre), ofrece una noche de sexo a cambio de obtener un trabajo fijo remunerado. Yo pensaba que solo en los países tercermundistas, como han clasificado al nuestro solo porque no es industralizado, pasaban estas cosas insólitas.

Realmente no se si es insólito pero si es triste ver como la necesidad muchas veces conlleva a perder la dignidad y a rebajar nuestros propios valores morales.

Sara es el nombre con el que se identifica y para hacer su ofrecimiento formal ha abierto un blog en el que ha planteado su propuesta laboral. Una semana después de haber abierto el blog, recibió la visita de más de 140,000 visitantes y al día de hoy van ya 308,939. Ha recibido también a la fecha más de 3,240 comentarios para ese post. (En lo personal ha sido el post con más comentarios que he visto). Su perfil ha sido visitado 11,057 veces y estas cifras van en aumento.

En el blog ofrece una “noche de sexo a cambio de un contrato de trabajo fijo con un salario de € 1,200.00 que equivalen a unos Q.11,575.00, nada más lejano a la realidad guatemalteca en cuanto a espectativas laborales. Acá un salario promedio no está ni en la tercera parte en la que ella se cotiza. Aunque también es bien sabido de personas que en nuestro medio han recurrido a las mismas propuestas para mejorar su condición económica y social.

Entre algunos de sus reclamos está el hecho de que en otras ocasiones ha sido sustituída de sus trabajos por personas más jóvenes que ella, aunque sin mayor experiencia. Grandemente similar a lo que sucede en nuestro medio, donde después de los 30 es muy difícil encontrar un buen trabajo, aunque se tenga la capacidad y el conocimiento. Cuestión de bajar costos, dirían algunos empresarios.

Este es parte del texto publicado en el Blog de Sara, donde ofrece una noche de sexo a cambio de trabajo fijo:

Mi vendo per un posto di lavoro

Mi chiamo Sara, sono di Roma ed ho compiuto trenta anni il novembre scorso.
Considero l’apertura di questo blog l’ultima spiaggia. Sono dieci anni che lavoro, e senza falsa modestia posso tranquillamente affermare che riesco bene in ogni cosa che faccio.
Ero abbastanza sicura che prima dei trenta, sarei riuscita ad imbastire uno straccio di carriera ed invece è stato un susseguirsi di lavori in nero, contratti interinali che durano anni, uno si è protratto per quasi cinque anni alla fine del quale, invece mi hanno detto arrivederci e grazie.

Migliaia di ragazzi italiani sono nella mia stessa situazione e non c’è nessuno, nè governo nè sindacati, nè destra nè sinistra, che stia muovendo un dito per rimediare a questo scandalo.

L’unica soluzione che riesco a trovare è vendere me stessa. Esatto, alla persona che mi offrir? un contratto reale, a tempo indeterminato con uno stipendio minimo di milleduecento euro, concederò una e soltanto una notte di sesso.

Pueden visitar y dejar su comentario en: El Blog de Sara.

Se puede ver también aqui.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.