Copiando en los exámenes

En algún momento de la vida estudiantil, se ha recurrido, o al menos se tuvo la intención, de copiar en los exámenes. Las razones son tan variadas como estudiantes hay.

Las técnicas de los chivos, chuletas o acordiones, como lo llaman en algunos países, son en algunos casos, tan increíbles y creativas que meren atención. Muy bien dirigido, el uso de chivos, puede convertirse en una herramienta educativa, porque básicamente es un resumen, bien condensado.

En la época que fui maestro, promoví el uso y creación de chivos para ser utilizados en los exámenes. Es mas, hasta se competía y premiaba a los mas creativos y completos. Los alumnos fueron tan creativos y se dedicaron tanto en su elaboración, que sin querer queriendo, no se dieron cuenta, que realmente estaban estudiando de una forma no tradicional. En muchos casos, ni siquiera los utilizaron en el examen, porque no los necesitaron.

Por supuesto, el valor educativo está, en que cada quien haga su propio chivo, si se limitan a copiar o utilizar el de otra persona, aparte de ser inútil para quien lo utilice, se convierte en lugar de herramienta pedagógica, en una simple y burda trampa de examen.

Con un poco de tecnología, creatividad y un buen estudio, se puede realizar un chivo, en una botella de Coca Cola.

La imagen la vi en el blog de Flor Lujani

Leave a Reply